lunes, 19 de junio de 2017

Próxima salida: GASTRORRUTA. EL TOROZO

Garganta de las Cinco Villas desde El Puerto de Serranillo
Aún no se nos ha pasado el susto que nos dimos al bajar del autobús y darnos de bruces con la cruda realidad charra, y comprobar que en Salamanca continúa cayendo fuego del cielo ¡qué bien se estaba en El Rebollar y en la poza de  Ríofrío!, tan poco tiempo y ya nos habíamos acostumbrado a lo bueno...
Ascensión al Torozo
Al fondo la Sierra de la Paramera
Pues lo dicho, que ya hemos vuelto a la rutina y hay que ir organizando la próxima actividad de DeBotas. Consultamos ya nuestro mermado calendario, ya que tan sólo nos restan dos salidas para completar esta temporada, y nos empuja a subir al Torozo (2021 m), ese pico que asusta desde abajo y que por su desafiante fisonomía bautizaron al puerto que trabajosamente sube de Extramadura (aunque burocráticamente esta zona pertenezca a Ávila) hasta los verdes prados castellanos de mucho más al norte.
Torozo, que no debemos de confundir con los vallisoletanos Montes, aunque comparten topónimo.
Estamos en Gredos
Pues la idea es que el autobús nos suba hasta el puerto de Serranillos, a 1571 metros sobre el nivel del mar en Alicante. Allí tomaremos el de San Fernando y subiremos a El Torozo con muuucha tranquilidad (que no hay prisa) que los (espera que saque la calculadora) 450 metros de altitud que los separan son asequibles para tod@s los deboter@s. Luego descenderemos por sendas muy bien trazadas los 630 metros (¡qué buen invento la calculadora!) que le separa de El Puerto del Pico (1391m.).
Cumbres del Circo de Gredos desde la planicie del Torozo
La ruta consta de algo menos de 12 kilómetros, con un buen tramos horizontal en la cumbre, una bajada muy tendida, así como prácticamente toda la subida. (Esto último ha sonado un poco raro, ¿no?) pues sí, he de deciros que el último tramo de subida, se ascienden sólo 150 metros, por una sendilla con hitos de 700 metros de longitud, que se hace sin problemas, por lo que sintiéndolo mucho por los correcaminos, ese tramo hay que ir muyyy despacito.
Como ya sabéis que nos gusta ser previsor@s, si las condiciones del tiempo así nos lo aconsejasen, tenemos, cómo no, un plan B que de manera prácticamente horizontal nos llevará del pueblo de Serranillos a nuestro destino programado, en algo más de 13 kilómetros. Eso sí, nos perderíamos las deslumbrantes vistas y abismos de vértigo que sin peligro alguno, se ven desde lo alto.
Con un poco de suerte...
Como buena gastrorruta que se precie, el motivo es el celebrar con buena comida (de ésta se encargan los cocineros de La parada del Arriero) y buen ambiente (éste lo debemos de llevar, como siempre lo hacemos, nosotr@s) la llegada del verano. La idea es comer tarde, sobre las cuatro y media, por lo que dbemos llevar un tentempié.
Del tema culinario, os adelantamos que el menú constará de

ENTRADAS PARA COMPARTIR
-Migas del pastor
-Patatas revolconas
-Revuelto de boletos
-Pimientos rellenos de bacalao

SEGUNDO
-Entrecott de ternera avileña a la brasa.

BEBIDA
 ...podremos ver el espectáculo de la Trashumancia.
Cerveza, agua y gaseosa

POSTRE Y CAFE

Todo con un coste de 20 €. Recordaros que debemos añadir el precio del autobús, seguramente sea de 10 €, que ya hay mucha gente apuntada.

Para que os vayáis preparando y pese a que la información es de la competencia y esperando que no se molesten:  CANCIONERO
Y AÚN QUEDAN (POCAS) PLAZAS!!!
La Parada del Arriero

































lunes, 5 de junio de 2017

RUTA VERANIEGA



Domingo 18 de Junio

Por El Rebollar

Típico camino de El Rebollar
Puente de El Gaz

Aún no nos hemos repuesto de las fuertes y excitantes emociones que la diosa Fortuna nos había preparado para el pasado domingo y ya hay que pensar en la próxima aventura. Consultado nuestro magno calendario, nos dice que para el domingo 18 hemos de preparar una ruta veraniega, porque ya está bien de tanta ruta de altura y es que llevamos tres salidas con vértice geodésico incluido: a Peña Negra de Béjar, a La Buitrera de Ayllón y el pasado domingo al Pico La Fría en Gredos.
 Y debemos buscar un entorno verdecito, pese al verano horríbilis que padecemos; que sea lo más sombreado y llanito posible; que los caminos sean amplios, para que se desfoguen los correcaminos y para que la charla nos entretenga; adaptable según la meteorología... y para terminar la jornada, la posibilidad de un chapuzón (al menos meter los pies en el agua, que después de la caminata es un placer), siesta en pradera o un relaxing cup of beer en la terraza de un chiringuito. ¡Venga, que por pedir no quede!
Bueno, pues hemos pensado en El Rebollar, donde esta primavera las lluvias han sido más generosas y atesoran buenos lugares para el baño.
Desagüe Poza de Riofrío
De la ruta deciros que será sin desniveles, 200 metros acumulados, de sólo 19 kilómetros y que pasará por Peñaparda, para terminar en el Puente de Riofrío, en el término de Villasrubias, donde nos espera una extraordinaria piscina natural. 
Del resto de la ruta, tenemos dos opciones, o seguir nuestra primera intención, que consistía en aprovechar la formidable Cañada Real Extremeña, pero debido al ancho exigido por el Honrado Concejo de la Mesta, 90 varas castellanas, 72,22 metros del Sistema Internacional de Unidades, en toda su amplitud no tiene vegetación, por lo que tampoco tiene sombra.
Por ello elaboramos un plan B: partir de El Payo y de allí a Peñaparda y a la vecina piscina natural de Riofrío, que prácticamente todo el recorrido se cobija bajo robles rebollos, recordad el topónimo de esta comarca...
Azud Poza Riofrío
Poza Riofrío
Para apuntaros, mandad un correo con vuestro deseo a partir del miércoles a las 16:00. 


Saludos


Buenas a tod@s.
Como ya sabréis, las previsiones para los próximos días siguen hablándonos de calor, mucho calor. Por ello hemos pensado que lo último que haremos será quedarnos en Salamanca, sudando la gota gorda y sin podernos echar la típica siesta veraniega, que aún no ha comenzado el somnoliento Tour de Francia.
Deciros que nuestra intención con las actividades que realizamos es la de padecer lo menos posible, que aunque algun@ lo piense, no somos masoquistas.
Piscina natural Riofrío
Por ello, hemos pensado que el domingo 18 saldremos pronto, a las 8:00 con dirección a El Payo. Allí, con la fresca, iniciaremos la ruta de 19 kilómetros. Previamente le pediremos al conductor que nos espere con el autobús en el pueblo y como nuestra ruta es paralela a la SA-391, que une El Payo con la poza de Riofrío, hemos podido localizar cinco lugares por donde salir de la ruta a la carretera y en el momento que consideremos que el calor ya es excesivo, saldríamos y llamaríamos al autobús para que nos recoja, llevándonos sin mayores problemas hasta nuestro destino de baño. 
Allí, quien quisiera podrá comer en el Restaurante Las Mellizas, tomar un buen baño o descansar a la sombra del bosque de robles.
Más tarde podríamos buscar La Bañera, poza a la que todos los veranos se acercan l@s chiquill@s de Villasrubias para darse unas zambullidas, lanzándose al agua desde lo alto de las rocas.

Lo dicho, ¿calor urbano o paseo y baño al fresco? Tú decides, que aún quedan plazas.

CRÓNICA

RUTA A LA CARTA

Una vez terminada la jornada, es lo que pensamos: acabábamos de disfrutar de un día a la carta…
Hubo quien vino con la promesa de poderse quedar con el conductor, para luego ir al baño con tod@s. Claro que luego le dio envidia y realizó el paseo matinal como un campeón.
A otros les apeteció realizar la ruta prometida y sin pensárselo dos veces, cogieron camino y manta. Cierto que el primer tramo fue más expuesto al sol y a la mayoría nos desanimó a continuar y por ello, el grueso del grupo terminó en el área recreativa de Riofrío en autobús, que el sol en esto días no está para bromas y da miedo.
Allí hubo quien le apeteció comer con mantel, y aquí sí, a la carta. Otr@s se tomaron un regenerador refrigerio con algo para picar y otr@s se sacaron el almuerzo de la mochila… y tan ricamente.
Por otro lado, hubo quien se pegó un buen baño, que el agua estaba en su punto. A otr@s les apeteció más tomar la sombra, que el sol ni mirarlo… total, que cada cual hizo lo que le apeteció.
Lo que sí queríamos realizar era una ruta veraniega: paseo a primeras horas del día, aperitivo en El Payo y luego baño o siesta al frescor de la poza. Y así comenzó la jornada, tomando el imperativo café en un verdadero chiringuito, que para si quisieran muchas playas tropicales ¡y está en El Payo!. Nos recibieron en El Caracolito con un cafelito de máquina Espresso, de esos de las cápsulas; bollo casero y un postre de lo más exótico.
Un insolente sol justiciero nos esperaba desde primeras horas y agradecimos la parada que hicimos en el Charco Palo, adentrándonos en el formidable bosque de galería del joven río Payo. Estoy convencido que estos bosques, además de poseer una belleza de cuento, conservan una biodiversidad mucho más rica que la de las grandes extensiones de la zona; así, los bosques “de secano” suelen ser de pocas especies mezcladas, lo contrario que los bosques de árboles que hunden sus raíces en las riberas fluviales, donde la amalgama botánica es exuberante.
A raíz de estas apreciaciones, tuvimos un recuerdo para lo perdido en la nefasta e inútil presa de Irueña, donde ha desaparecido bajos sus aguas y para siempre, kilómetros de maravillas que no supimos conservar.
Para terminar, quisiera desde aquí desear lo mejor a Alessandra en su nueva aventura hostelera al frente de El Caracolito, coqueto chiringuito que seguro refrescará las tórridas noches de El Rebollar.








martes, 23 de mayo de 2017

POR LOS PUERTOS DEL ORIENTE DE GREDOS


Domingo 4 de junio

Sierra de Gredos Oriental

Aún sin secar las lágrimas derramadas en la Sierra de Ayllón por nuestro añorado
compañero Enrique y ya debemos ir pensando en la próxima salida con DeBotas.

Consultado nuestro variado calendario, nos dice que para el domingo 4 de junio tenemos que ir por “Los Puertos del Oriente de Gredos”. Concretamente uniremos los puertos del Pico, del Arenal y de La Cabrilla, siguiendo el cordal de las cumbres. Ascenderemos a La Fría, que con sus 1983 metros, es la mayor elevación de este sector de Gredos.



La ruta a realizar es, como la de la Sierra de Ayllón, de alta montaña. Ya sabéis que nuestra filosofía senderista es la de ir el grupo lo más unido posible y siempre sin prisas, disfrutando sin esfuerzos innecesarios de lo que la Naturaleza nos regala.


Serán 18 km con 700 metros acumulados de subida y 980 de bajada.

Si las condiciones de calor o lluvia lo aconsejasen, cambiaríamos sustancialmente el recorrido.

Nuestra intención es comenzar en el Puerto del Pico, tomar la senda de La Rubia, humilde camino de montaña que conduce a la majada del mismo nombre. Una vez en el antiguo conjunto ganadero, compuesto por chozos para aperos y pastores, corrales y praderas  para el ganado, y fuente para todos,  ascenderemos durante algo menos de un kilómetro hasta lo alto del cordal. Llegados a este punto, habremos realizado lo más complicado de la jornada.






Seguimos siempre por sendas, escoltadas con tranquilizadores hitos, en suaves rampas donde el piorno en flor pondrá la nota de color.


En el Puerto de La Cabrilla ya nos habremos olvidado de las vistas del Valle de las Cinco Villas y el Torozo, le diremos adiós a las de la vertiente Norte, con las sierras de la Paramera, la Serrota y la de Piedrahita, que enmarcan la llanura del Alberche, concentrándonos a partir de aquí en las del Espaldar de Los Galayos, La Mira, llanura del Tiétar y el Valle de El Arenal.

Por zigzagueante senda de montaña. Descenderemos hasta nuestro destino, la bulliciosa y abulense localidad de El Arenal.

Si quieres acompañarnos en esta nueva aventura, contesta a este correo a partir de mañana miércoles a las cuatro de la tarde.


RUTA


Si consultamos cualquier mapa físico de la Península Ibérica, comprobaremos cómo el Sistema Central divide en dos la Meseta, gran muralla con muros de más de dos kilómetros de altura: El Almanzor está a 2591 metros sobre el nivel del mar y Candeleda a 427. Franquearlo fue desde el inicio de los Tiempos una ardua tarea, realizando para ello sinuosos caminos que seguirían las sendas que los animales dejan en el terreno. Fueron los romanos los primeros en realizar un ingente trabajo para mejorarlos, ampliándolos, dotándolos de puentes para suavizar las fortísimas subidas y mejorando su firme con piedra bien colocada, para que animales y vehículos no estropeasen lo conseguido. Ésto se hizo en los pasos menos complicados y por ello más utilizados, como en el Puerto de Béjar o en el del Pico. Pero una verdadera maraña de puertos secundarios perforaron la "fortificación", vías que sirvieron para dar servicio a pueblos cercanos ahorrando largos recorridos hasta los de "primera" y también sirvieron para evitar el peaje del portazgo, por lo que podemos decir que lo de pagar por pasar por una autopista, no es un invento moderno...
Saldremos del Puerto del Pico (1390 m), dirigiéndonos al conjunto de construcciones ganaderas conocidas como La Rubia, por una tortuosa senda que La Junta de Castilla y León ha señalizado. Las vistas al Puerto y al Torozo son espectaculares. La llagar a estas originales construcciones, deberemos abandonar la senda oficial para ascender al Risco del Cuervo, sólo les separan 200 metros de desnivel, pero al principio nos costará encontrar la senda, por lo que el guía comenzará a sudar tinta por momentos. Tranquil@s, que la encontraremos y nuestro caminar el resto de la jornada será más llevadero.
Una vez en el Risco, nos daremos cuenta que la cumbre es prácticamente llana o con suaves ondulaciones, por lo que caminar por la cuerda es muy grato y sin encontrar demasiados problemas. 
Al terminar el primer cordal, podremos subir al vértice geodésico de La Fría (1983 m). Seguramente que los piornos ya luzcan su amarillo primaveral, si no es así, sí veremos el verde de esta seca primavera.
Las vistas serán de 360º, a nuestros pies el valle de Las Cinco Villas, y el de El Arenal. Por la espalda, el del Alberche, con las cumbres de La Serrota y de La Paramera, con su inconfundible pico Zapatero y a nuestro frente El Espaldar de los Galayos y la torrecilla de La Mira.
El segundo puerto que pasaremos será el de El Arenal, que unía esta población de la Meseta Sur con Navarredonda de Gredos y el valle del Alberche.
Nosotr@s no bajaremos por él, seguiremos cresteando hasta el de La Cabrilla, escoltado por poderosas torres de La Cabrilla y del Callejón Cerrado.
Por zigzagueante senda bien pensada y trazada, alcanzaremos los monumentales pinos silvestres que vigilan estas alturas.
Pasaremos junto a la enlosada era de los Pusianos, pequeño círculo que hoy sirve de improvisado mirador del Valle del Tiétar.
A la sombra de los pinos seguiremos descendiendo, hasta que los castaños, nogales y robles, nos indiquen la proximidad de El Arenal, donde terminaremos la jornada. 


CRÓNICA

Si algo caracterizó a la salida de Los Puertos del Oriente de Gredos fue la diversidad:
-Diversidad de paisajes:
En pocos lugares de Gredos se puede contemplar con tanta definición la diferencia entre las vertientes Norte y Sur. La primera, mucho más elevada que la Sur, les separan 400 metros de altura; la media de altitud de la Meseta Norte es de unos 800 metros sobre el nivel del mar, mientras que la Meseta Sur está a unos 400. El domingo pudimos apreciar esta diferencia comparando en un mismo vistazo a Navarredonda o de San Martín del Pimpollar al Norte y El Arenal al fondo de su Barranco.
Por otro lado, la distinta fisonomía de las vertientes: mientras la Norte, los montes van descendiendo de manera apacible y con formas redondeadas, la Sur está cortada a tajo, precipicios, crestones, riscos, hacen las delicias de escaladores, de las cabras monteses y de los senderistas ávidos de paisajes salvajes. Se podría decir que la "fachada" de Gredos que mira a Ávila es la de unos montes, mientras que la que mira a Cáceres es la de unas montañas altivas o alpinas.
-Diversidad de flora:
El domingo realizamos una verdadera lección de botánica del Sistema Central, pudiendo comprobar cómo las especies se van instalando según la altitud por la que caminábamos. Así, lo más alto es el reino del piorno, que precisamente lo encontramos en plena floración, espectáculo que atrae cada vez a más amantes de la Naturaleza. Verdadera pesadilla de montañeros cuando su porte y espesura se desbocan, algo que cada vez es más frecuente debido a que los ganaderos van abandonando los pastos de alta montaña. Por suerte, en la zona por donde caminamos el domingo, tan sólo fueron un pequeño estorbo para nosotrxs.
Según fuimos descendiendo, comenzaron a aparecer los monumentales pinos silvestres, madera apreciada para la construcción de viejos retablos y barcos de madera.
Los pinos fueron dejando paso al arbolado más productivo, como el castaño, el nogal, cerezos... ya estábamos en lo más bajo del valle y nos acercábamos a El Arenal.
-Diversidad meteorológica:
Tuvimos un día de lo más variado, comenzó el día soleado, pero según se acercaba la hora del mediodía, las nubes amenazaban lo peor. Y así fue, que tuvimos no más de media hora de niebla, lluvia y un par de truenos, que recordados quedan de lo más pintoresco y como una fuerte experiencia, pero esto lo digo a toro pasado... con la rapidez del rayo, la niebla se abrió y disfrutamos de lo lindo del paisaje y del resto de la jornada. Incluso a la hora de comer, lo hicimos con el espectáculo de una buena tormenta cayendo en el cercano Barranco de Las Cinco Villas... y nosotrxs al sol.


AQUÍ OS PONGO LOS BICHOS Y LAS NUBES DE ALBERTO

Y AQUÍ LOS RETRATOS DE PACO Y SUS COMPAÑERAS DE HÁBITAT, LAS CABRAS.

EL BUEN HACER DE VICENTE



martes, 9 de mayo de 2017

HOMENAJE A ENRIQUE


Domingo 21 de mayo

Por la Sierra de Ayllón
Buena manera de aprovechar el tiempo,
en lugar de hacer cola para el café, visitar los alrededores.
Cerezo de Abajo, Segovia


Buenas a tod@s
Aún no hemos olvidado el nombre de la mayoría de pueblos y montes que vimos el domingo desde la cumbre de La Peña Negra, y ya tenemos que ir preparando la próxima salida. Consultado nuestro versátil calendario, nos indica el 21 de mayo como la fecha en la que iremos a honrar y recordar a nuestro amigo y fiel compañero, Enrique Villar.
Cuarcitas en el Puerto de la Quesera
Como tod@s sabréis, el 2 de abril Enrique sufrió un fatal desvanecimiento mientras realizaba lo que más le gustaba, caminar por el monte. Por ello, en su día pensamos que sería una estupenda manera de recordarle, realizar la marcha que aquel día quedó truncada y terminarla como a él le hubiese gustado. Hemos pensado también, que en el lugar del incidente realizaremos un hito con las piedras que cada un@ de nosot@s portemos, como recuerdo y símbolo de tranquilidad y paz, que es lo que nos trasmiten estos sencillos elementos que siempre nos ayudan a seguir el buen camino. Depositaremos también unas flores y será de agradecer que preparéis unas palabras de recuerdo.


Para ello debemos desplazarnos hasta la localidad segoviana de Riaza, a doscientos cuarenta kilómetros de Salamanca, una media hora de viaje (que nos diría Enrique). Saldremos de Gabriel y Galán a las 7:00 (para los dormilones, decirles que el GUM salió a las 6:30). La ruta que realizaremos consta de tan sólo 13 kilómetros y un desnivel de 800 metros de subida y algo más de 500 de bajada. Media hora larga... creemos que asumible por tod@s vosotr@s. Deciros que trascurre, eso sí, por sendas de montaña bien marcadas. 
Duras las primeras rampas de la ruta.
Detrás, implacables correcaminos.


La ruta parte de la ermita de Hontanares, enclavada en el Parque Natural del Hayedo de Tejera Negra, alcanza y continúa por las crestas de la Sierra de Ayllón, para terminar en el puerto de la Quesera.
Los que vinisteis con nosotr@s el domingo pasado, visteis que nuestro caminar es continuo pero tranquilo, realizando las paradas que sean necesarias para que el grupo siempre marche lo más unido posible. Creemos que es la mejor manera de no cansarse por el agobio de ver los que van delante,
demasiado lejos para alcanzarles.
Al fondo la Cuerda de La Pinilla.
En el centro el pico del Lobo
Algo que querría dejar bien claro, es la necesidad de llevar botas que nos protejan los tobillos, es tremendamente fácil hacerse daño por llevar al monte calzados inadecuados.

INTRODUCCIÓN

La sierra de Ayllón forma parte del Sistema Central. Está situada entre las provincias de Guadalajara al sur (Meseta Sur) y Segovia al norte (Meseta Norte). 

Al Oeste linda con la sierra de Somosierra, al Este con las de Pela y Alto Rey, se puede considerar como la sierra más oriental del Sistema Central.
Pico del Lobo (2274 m.)
Destacan los antiguos remontes de la estación de esquí de La Pinilla

Constituye además la divisoria entre las cuencas del Duero y del Tajo. En sus montañas nace el río Jarama y el Riaza.

En sus valles sombríos crecen los hayedos más meridionales de Europa — Tejera Negra, La Pedrosa y Montejo—. Los bosques no forman un sólo hayedo, sino que éstos se reparten por el fondo de los valles, rota su continuidad por crestones de cuarcita.

¿Cómo se forma la cuarcita? La zona estaba en la línea de costa donde se acumularon arenas de cuarzo, formando una gran playa. Éstos quedaron enterrados y debido al calor y a la presión se transformó en cuarcita, roca muy dura y resistente a la erosión del agua, únicamente la acción del hielo (gelifracción) es capaz de romperla, creando rocas con aristas y figuras geométricas en forma de gradas o grandes paredes cortadas a tajo.


Mirador natural hacia el sur en El Collado de los Lobos
(No confundir con nuestro destino, la Portilla de Los Lobos)



Arriba, desafiante, la Buitrera (2045 m.) Los brezos en flor.
Las estacas están colocadas en el límite provincial entre Segovia y Guadalajara












Hayedos de La Tejera Negra
La vertiente sur de la Sierra, es más abrupta.











En el macizo de Ayllón es muy patente la diferencia entre la vertiente septentrional y la meridional: en la norte las laderas bajan hacia la meseta de forma suave y uniforme, presentando desde la lejanía un frente homogéneo, con cursos de agua de escasa importancia. Por el contrario, el sur presenta una orografía complicada, profundamente horadada por la acción de ríos tan importantes como el Jarama, el Berbellido, el Jaramilla o el Sorbe.


Sierra de Ayllón hacia el oeste.
En el centro, el Pico Lobo, a la izquierda el Puerto de La Quesera
La vegetación más oscura son pinos,
morada brezos en flor, verde hayas y marrones los robles,
Alto del Pujarrón (2013m)
RUTA

Arrancamos del Puerto de la Quesera, durante los primeros 700 m vamos paralelos a la carretera y en este punto un torno nos da acceso a un pequeño rellano y a derecha del sendero un cartel "Hontanares 11 km" se refiere a la Ermita de la Virgen de Hontanares, donde no llegaremos pero sí seguiremos totalmente el camino en esa dirección. Ya arrancamos este primer kilómetro con una subida bastante decente, culminando en el Collado de los Lobos, continuaremos por un sendero más tranquilo, con tendencia a bajada hasta que alcanzamos el Collado de las Lagunas, y en algo menos de 2 horas, estamos culminando el Alto del Parrejón con sus 2.013 m de altitud. 
Nos cruzamos con Felipe, guía del GUM
Desde aquí podemos ver perfectamente el trazado que nos queda para alcanzar el Pico de la Buitrera, nos iremos a por el segundo objetivo del día, el Alto del Cervunalillo, bajaremos al Collado del Cervunal, para luego por su izquierda rodear a la vez que subimos y colocarnos en el Cervunalillo 2.016 m. Nos costará unos 20 minutos y algo menos de 1 km desde el anterior alto, vistas espectaculares del cordal, sobre todo la cara Este, muy escarpada y con infinidad de canales, mientras que la cara Oeste, una tupida alfombra verde, un contraste fantástico. 

Desde el Alto del Cervunalillo tenemos 1 km de cuerda para alcanzar el Pico de La Buitrera, regateando por las rocas nos costará media hora, pero también porque cada dos por tres nos iremos asomando por algunos canales, hasta el último que da paso a la zona del pico, el collado de la Buitrera. Siguiendo el cordal las vistas que se nos abren de los pueblos rojos, son impresionantes. 

Se culmina en el vértice geodésico de primer orden del Pico de La Buitrera, después de 6.7 km,  una vez terminada la cuerda bajaremos hacia la Portilla de Los Lobos, lugar en el que Enrique dejó de caminar.


Vértice geodésico de La Buitrera (2045m)
Apartir de este punto, ya sólo nos queda un corto repecho y la fuerte bajada hacia Riofrío de Riaza, camino por el que descendió el grupo del GUM.


CRÓNICA

Existen lugares a los que nunca se nos ocurre ir, pese a la belleza que sus visitantes relatan de ellos, debido a la distancia que nos separa y sobre todo por la cercanía de megapoblaciones, como en este caso es Madrid. Por muy espectacular que sea la sierra madrileña, la masificación retrae su visita, restándola atractivos.

Pero hay veces que la vida te obliga a ir a esos lugares. Estoy convencido de que Enrique, al ver esos paisajes pensó en enseñárnoslos a tod@s nosotr@s, seguro que pensaría organizar él mismo una salida o insistirnos en que la realizásemos con DeBotas. Pues curiosamente y sin que él nos lo pidiese, hemos realizado su deseo y gracias a él hemos podido descubrir uno de esos rincones maravillosos de nuestro entorno: la Sierra de Ayllón. Cierto que tuvimos que sacrificarnos madrugando y aguantando estoicamente seis horas de autobús. Pero yo creo que con creces, mereció la pena el esfuerzo; por el recuerdo y homenaje al amigo y compañero, así como por el lugar que nos hizo conocer.




Caminando por el cordal. A la derecha, Los Pueblos Rojos de Guadalajara 
Senda escoltada por la planta rastrera gayuba. 
Riofrío de Riaza
Quienes organizamos la ruta tuvimos dudas, muuchas dudas. No conocíamos la zona y los guías del GUM nos aconsejaron, el funcionario andarín del Ayuntamiento de Riaza nos aconsejó lo contrario; las integrantes del grupo en el que fue Enrique, nos aconsejaron, el dueño del hotel rural de Riofrío, nos aconsejó lo contrario y el tiempo, tanto el meteorológico como el horario fueron los que nos hicieron decidir. El primero nos amenazaba con lluvia, con lo que si hubiésemos bajado por donde subió el GUM, las cuarcitas se hubiesen convertido en pistas de patinaje. El horario nos apremiaba por la jornada laboral del conductor, por lo que decidimos, que para que tod@s pudiésemos realizar el homenaje, hacer la ruta lo más sencilla posible y dejar para el próximo año la realización como los guías del GUM habían planificado.

Por otro lado, cumplimos el objetivo que nos habíamos propuesto, terminar la ruta que él no pudo completar. Para ello partimos del lugar donde iba a terminar la travesía del GUM, el puerto de la Quesera, nos asombramos en la tortuosa carretera que conduce a él, serpenteando por túneles de robles y de hayas, todos ellos con las hojas recién estrenadas.


Seguimos las cumbres que cual hitos nos condujeron hasta la Portilla de Los Lobos. Allí otro sencillo hito montañero (a los que nos gusta caminar por la montaña, cómo nos encantan y nos tranquilizan estos primitivos ingenios) nos recordará para siempre a nuestro amigo. Lugar al que volveremos por él y por el maravilloso entorno en el que, sin quererlo, eligió para irse.



Oración a los vientos.

 PALABRAS QUE SE DIJERON:


Enrique, compañero, amigo,
siempre habrá un hueco en nuestras sendas
ocupado por tu recuerdo
de senderista infatigable,
y siempre habrá media hora más
en nuestras rutas
para tenerte presente,
hasta que algún día nos unamos a ese 
grupo que sin duda ya has preparado
allí, en el más allá...
seguro que se llamará:
"tardaremos media hora en llegar".

(In memoriam, Vicente y Fernando



Enrique entre nosotr@s


Con vos, Enrique la vida ha sido grata, 
al dejaros partir acompañado de nuestra amante dominical, 
amante con la que nosotros seguimos disfrutando.

Dedicada por Paco








Maripaz, inseparable de Enrique
Nos abandonaste en este lugar, haciendo lo que más te gustaba, caminar por el monte. Lo último que viste fue este paisaje maravilloso.
Y te fuiste repentinamente, sin avisar, de una forma tan inesperada que la mayoría de nosotros todavía estamos sorprendidos.
Después de tanto tiempo de amistad y de compartir tantos buenos momentos, nos parece increíble no volver a contar más con tu presencia, con tu compañía, con tu ayuda, y, por qué no, con tu socarronería.
Aunque es difícil entender que alguien con tantos  años por vivir y con tantas cosas por hacer nos haya dejado, hoy no es día para pensar que ya no estás con nosotros, sino para recordar los buenos momentos que pasamos juntos.
Siempre nos acompañarás, caminarás con nosotros y sonreiremos con tus recuerdos, porque siempre contaremos con la suerte de haberte conocido.

Dedicada por Inés




Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.
A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
 compañero del alma, compañero.

( Miguel Hernández)

                        Ésta dedicada por DeBotas, por tod@s nosotr@s.





Portillo de Los Lobos.
Foto de grupo






Aquí los retratos de paco

Vídeo con el homenaje

Fotografías de Antonio Pérez

No podía faltar el trabajo de Vicente

Gracias a todos.



martes, 25 de abril de 2017

EL BALCÓN DE BÉJAR (En construcción)


Sierra de Béjar

Domingo 7 de mayo


Peña La Cruz
Aún no hemos digerido el estupendo hornazo del Domingo de Aguas… bueno, ni el del Lunes de Aguas… ni el pedazo que sobró y que dejamos para el almuerzo de hoy… y ya tenemos que ir pensando en la próxima salida.
Consultado nuestro magnífico calendario, comprobamos que tenemos que hacer ciertos cambios, por lo que el próximo día 7 de Mayo (ojito, que coincide con el Día de la Madre), volveremos a tomar unas torrijas en casa Beletri, en Béjar. 
Montemayor del Río desde Peña Negra.
Queremos realizar la ruta que tuvimos que desviar por la ventisca el 29 de enero, partiendo de Llano Alto, en Béjar, para subir a la Peña de La Cruz, Peña Negra y bajar a La Garganta y terminar en otros baños, los de Montemayor: Baños de Montemayor.
Nos ha resultado una ruta un tanto cañera, de tan sólo 17 kilómetros, con algo menos de 700 metros acumulados de subida y 900 acumulados de bajada. Ya sabéis que nuestro ritmo es tranquilo y sin agobios, que ahora los días son muuuy largos.
La ruta trascurre por pistas y sendas de montaña, nunca campo a través. El mayor atractivo serán las extraordinarias vistas hacia la Sierra de Candelario, la cuenca del Tormes, Extremadura y el Sistema Central, con las Sierras de Lagunilla, Quilamas, Francia y Las Hurdes.
Parroquial de Baños de Montemayor
El motivo del cambio en el calendario, es por el Día de la Madre. Teníamos pensado realizar este día la que tenemos pendiente con Enrique, a la Sierra de Ayllón, pero hemos creído conveniente,  que mejor dejarla para la siguiente salida y que podáis venir tod@s.
Indicaros también, que hasta mañana miércoles a las cinco de la tarde, no os podéis apuntar, para que tod@s tengáis las mismas oportunidades para apuntaros.


RUTA

Aunque saldremos del mismo lugar que el 29 de enero y queremos comer en el mismo pueblo, La Garganta, en Cáceres, el resto de la ruta nada tiene que ver. Especialmente, nada que ver, pues aquel día, una espesa niebla nos impedía ver más allá de la persona que llevábamos delante.
Lo dicho, saldremos de Llano Alto, y en lugar de tomar la pista que asciende a La Peña de la Cruz, tomaremos lo que l@s bejaran@s conocen como, el Camino de Los Registros. De la Peña de la Cruz iremos a Peña Negra, el punto más elevado y vértice geodésico de la Sierra de Béjar, no confundir con la de Candelario, con las cumbres más altas de toda la provincia, que conserva las huellas de glaciares desaparecidos. Decía, que para llegar a Peña Negra, también utilizaremos escondidas sendas que nos harán el caminar más entretenido y acortaremos un poco la ruta.
Aquí lo más importante serán las vistas: por el norte, Salamanca y el Campo Charro, así como las Sierras de Tonda y Los Herreros. Al oeste, la Peña de Francia señorea sobre el resto de cumbres de su Sierra. Al sur, la gran llanura extremeña, con la plata del embalse de Gabriel y Galán; más cerca se extiende el valle del Ambroz, donde se asienta Hervás, Aldeanueva del Camino, Gargantilla.... Y al este, la mole de la Sierra de Candelario, blanqueada con los restos de las últimas nieves. En ella destaca El Torreón, que así llaman l@s bejaran@s  al Calvitero que dicen los mapas... 
Nos llamará la atención El Pinajarro, la silueta recortada de Los Hermanitos, La Ceja, que parece esconderse, y la llanura del Calvitero que dicen l@s bejaran@s o la Cuerda del Calvitero, que dicen los topógrafos.  
Descenderemos por típicas sendas de montaña en dirección a Puerto de Béjar, aunque a pocos kilómetros del pueblo, nuestra senda nos conducirá a Extremadura, llegando a la hora de comer a La Garganta. Esperemos que aún lleguemos a algún pincho dominical.
Para la tarde nos quedará tan sólo un paseo por el llamado Camino de Los Arrieros, que une La Garganta con Baños de Montemayor. En un punto nos desviaremos de la ruta oficial, para tomar la calzada romana de la Vía de La Plata y entrar en el pueblo por su enlosado camino.

CRÓNICA


Así como el cielo pinta el mar
de la color que le place
sin consultar con el hombre del tiempo
así son los sentimientos
Parece mentira cómo el cielo nos condiciona nuestra querida actividad dominical. Nada tuvo que ver aquella fría y lluviosa mañana de finales de enero con lo vivido el pasado domingo.
Se debieron de alinear todos los planetas y nos resultó una excursión de las que crean afición, de las que el insaciable gusanillo del senderismo se alimenta y te pide más.
Cielo azul, limpio, vistas infinitas y nosotr@s allí en medio, en uno de los mejores lugares para ver, abrir los ojos.
Aún resplandecían las últimas nieves en la Sierra de Candelario, aupando aún más los altivos Hermanitos. El resto, a nuestros pies, creado para nuestro gozo y satisfacción. Brillaban las aguas de Navanuño. Resaltaba la blanca cuarcita de nuestra Peña de Francia. Se esconde tras ella Batuecas. Asoma el embalse de Gabriel y Galán, el de Santa Teresa por el otro lado. Jugamos a reconocer tantas poblaciones. La brisa nos refrescaba, el sol nos prestó calor...
Pero todo tiene un precio y disfrutar de tanta belleza costó sufrir para descender hasta el fondo del valle del Ambroz, Baños de Montemayor nos aguardaba. Pero antes vimos la primavera en los prados verdes que rodean La Garganta, a la sombra de chopos, castaños y robles, otro placer caminar por esas callejas donde el musgo arropa las piedras de las paredes. Donde la algarabía de mirlos y demás aves nos compusieron una melodía delicadamente desordenada, la hermosura de la anarquía, la Naturaleza misma.  

La ruta hizo las delicias de nuestros fotógrafos, como podréis comprobar.

Las madrugadoras fotografías de Ángel Hernández
El buen hacer de Vicente
Nos dice Alberto de sus fotografías: "Hoy están llenas de bichos, y no solo de 2 patas.
Cada vez me gustan más estos pequeñajos. Con colores y formas que desafían nuestra imaginación, nos rodean, están delante de nuestros ojos y casi nunca los vemos." Si quieres verlos, nos los enseña AQUÍ


lunes, 10 de abril de 2017

DOMINGO DE AGUAS


Campo Charro, de Muñoz a El Cubo de Don Sancho

Domingo 23 de Abril



Muñoz, homenaje al hijo del pueblo
Don Julián Sánchez El Charro
Chic@s, la vida sigue y creemos que la mejor manera de recordar y honrar a Enrique, es llevárnoslo de ruta en nuestros pensamientos allá donde vayamos y disfrutar con él de la actividad que más le gustaba.


Muñoz, bar Domínguez. 

La verdad, que cuesta, pero… vamos allá:

Mercadillo, portada lobulada de su ermita
No hemos realizado aún la próxima ruta por el Valle del Agua (El Jerte) y ya tenemos que ir pensando en la próxima. No, no me ha trastornado la primavera ni nada de eso. Únicamente, que llegan días de asueto en los que, quien más, quien menos, desconecta del mundanal ruido salmantino. Por ello, me da que más de un@ no se va a dar cuenta de que, según nuestro variado calendario, tenemos una propuesta para el domingo 23, víspera del lunes de Aguas, este año excepcionalmente festivo.




Mercadillo
Iremos a un rincón de nuestra provincia, concretamente a la Ermita de Buenamadre, enclavada hacia la mitad de la ruta que queremos proponer.




Año de pocas flores
Hemos hecho coincidir la ruta con la ermita y con la fecha de la celebración en ella de los Remedios, donde la tradición obliga a tomar el hornazo también el domingo. ¡Qué suerte!




Partiremos de Muñoz, enclavado en pleno Campo Charro y nuestra intención es llevar a las aguas del Huebra como referencia para no perdernos. Río que por estos lares circula muy tranquilo, como esperamos que sean las reses que pastan en sus riberas, aunque hay que tenerlas muuucho respeto, por lo que siempre hay que ir bien agrupad@s y observando bien a nuestro alrededor.




Nuestra intención es llegar a la hora de comer a la ermita.  Hemos pensado llevar unos hornazos, gentileza de DeBotas, para adelantarnos a la celebración del día después (ya lo hicimos con las uvas de la Noche Vieja Senderista, con buena acogida por vuestra parte). ¡Que hay que ser originales!




Después de ver buenas pozas para los baños veraniegos, aburrirnos de pisar el verde de las praderas, llegaremos a nuestro destino final, el taurino El Cubo de Don Sancho, con su buena iglesia y la contundencia de su torreón o “cubo”.





Esperemos que este año, demasiado seco, las aguas del Huebra nos dejen paso, recordad que el año pasado tuvimos que cambiar de planes.
La ruta consta de algo menos de 20 kilómetros y un desnivel inapreciable.
"Embalse" o charca enorme de San Jorge




Aconsejamos, no es imprescindible, que llevéis bañador y una toalla, aunque haga frío, ¡qué intriga! ¿no?






Misterio
Bueno, que el lunes 10, a las 16:00 (antes, no vale) podéis comenzar a enviar correos, los que estéis interesad@s en  venir. ¡¡¡APUNTADLO!!!


Saludos



















¿QUÉ HAREMOS?



Llegando a la dehesa de Aldeadávila de Revilla
Nuestra ruta comenzará en Muñoz. Minúscula población de 88 habitantes, en el que aún funciona un bar donde podremos tomar nuestro preceptivo café. Ya sabéis la importancia que tienen estos negocios para la vida de los pueblos, como verdadero lugar de encuentro y socialización de sus vecinos. En otras ocasiones os he comentado que son un buen medidor del nivel económico de éstos, aunque encontrar uno en un pueblo tan pequeño, es un verdadero milagro, al que nosotr@s le daremos un pequeño empujón económico y una alegría el próximo domingo.




Tesoros de nuestras dehesas
Realizando una actividad lúdica, como la nuestra, cuesta hablaros de su triste historia reciente, pero hay que hacerlo, no queda otra: para much@s, el nombre de Muñoz se asocia irremediablemente a la tremenda tragedia acaecida el 21 de diciembre de 1978, que traumatizó para siempre a toda la comarca. En el paso a nivel, hoy suprimido con un paso elevado, una locomotora arrolló el autobús escolar, falleciendo 30 niñ@s y dos adultos... otr@s 52 resultaron herid@s.



Horizonte charro, la Sierra de Francia



Estampida


Estampa sesentera
Por otro lado, en la plaza del pueblo podremos contemplar el monumento que recuerda el nacimiento, en la cercana finca de Peramato, del guerrillero Don Julián Sánchez "El Charro", azote por estas tierras, de las tropas invasoras en la Guerra de la Independencia.



Buenamadre, ermita de Los Remedios
Uno de los hitos conductores de la jornada, será el río Huebra. Pasearemos lejos aún del lugar de unión con su benefactor, el Yeltes.

Como curiosidad, me gusta comentaros que según las leyes de la toponimia, el río resultante debería haber sido el mismo del que más agua aporte, indudablemente es el Yeltes, pero cosas de topógrafos del siglo XX, esta charra unión se la denominó Huebra, pese a su menor envergadura.



Buenamadre, único menhir fálico de la provincia
 y antecedente de la ermita 
Por estas lides, el río serpentea perezoso, formando meandros al rededor de los verdes prados de la dehesa. En esta tranquila maravilla hemos podido sorprender a especies tan huidizas como la cigüeña negra o a galápagos tomando el sol, así como un sin fin de aves rapaces o cigüeñas blancas.



¿Quién dijo miedo?
El lunes siguiente al de Pascua, en la ermita de Buenamadre, se celebra su fiesta grande: los Remedios, también se la conoce como las Fiestas del Toro.

Pero la celebración comienza el domingo por la tarde, cuando las gentes de la zona llegan caminando hasta ella, merendando el tradicional hornazo (por esto, hemos elegido esta ruta para este día).


Parece ser que el lugar que se escogió para la construcción de la ermita no es casual, y así lo atestigua un antiquísimo monolito, el único menhir fálico hallado en nuestra provincia y que nos habla de ancestrales rituales de fecundidad.


Los Baños
A la tarde, seguiremos los pasos que nos marquen las porteras y el río, espantaremos a todo ánade que habite en la zona, así como al ganado que bebe en sus aguas y pace en sus praderas. Habrá que ir atentos a sus movimientos.


Visitaremos antiguas pozas o caozos, donde la chiquillería de los alrededores iban a bañarse y donde los mayores pescaban cangrejos, tencas o peces. A todos ellos el Seiscientos los ha colocado en una situación límite, ya que hasta su proliferación (del Seiscientos), únicamente las gentes de la zona iban a su captura; tras el bum consumista, todo urbanita de bien, se acercaba a apañar cuanto se movía en sus aguas.

Pasaremos junto a El Tizón, caozo que debe ser muy profundo, la poza de los Baños, y el de la Tabla.


La tradición manda.Llevamos hornazo para tod@s y ¡qué rico!
Observaremos la Junta, donde el río Matafrailes se une al Huebra, así como la finca municipal Rollanejo, con su ganadería brava. Nos hemos puesto en contacto con el alcalde del Cubo de Don Sancho para que las tenga a buen recaudo.


Terminaremos en El Cubo de Don Sancho, 463 habitantes, topónimo que nos habla de su fortaleza y de quien tuvo la mala fortuna de residir, como preso en ella: el infante Don Sancho "El Mudo", hijo de Alfonso XI de León.





Nenúfares en el río Huebra


CRÓNICA

Con esta tarea de hacer la crónica, hay veces que o las musas han pasao de mí, andarán de vacaciones o me cuesta encontrar un tema para contaros. Pero hay otras veces, como con la excursión de ayer, que se me agolpan las ideas y debo ponerlas en orden.


El caozo Tizón. No se ve su fondo negro.
La salida fue una continua sorpresa, comenzando por el café matinal. Cierto que ya uno le va cogiendo el punto y damos pautas a seguir: a los participantes, que se haga una sola fila y a los regentadores de los bares, que nos tengan café preparado… pero lo de este domingo en el bar Domínguez, roza ya la exageración: aquello parecía más un buffet que un cafelito para iniciar la marcha. Claro, que sólo ver la cara de gratitud de Rosa, la dueña del local, mereció la pena.


Caen chuzos solares de punta
¡Vaya año!
Como curiosidad, hizo levantar a su padre, ya muy mayor, para que viese tanta gente en el local y no ser las fiestas patronales. Sin dudarlo, lo tendremos presente para futuras rutas o celebraciones. El lugar, además de ser agradable, se mantiene con una pulcritud exquisita y la cocina debe ser de las caseras de verdad.



Cierto revuelo debimos levantar en la zona, pues hasta el guardés de la apartada finca de Aldeadávila de Revilla, esperaba nuestra llegada. Y es que tiene que ser todo un espectáculo ver CASI más andarines juntos, que vecinos residen en Muñoz.




La Junta. Unión del Huebra con el Matafrailes
El Cubo de Don Sancho
El Huebra, el castillo y la iglesia
Como ya advertimos en el autobús, no conocíamos la primera mitad de la ruta, que la íbamos a “improvisar”, por lo que ésta sería una continua sorpresa.  Así fue el “embalse” de San Jaime o las maravillosas alamedas del joven Huebra.



Desconcertante la arquitectura de la finca de Aldeadávila de Revilla.

Sobre el embalse, más bien gran charca, me trae recuerdos de la que existe cerca del extremeño Abadía, el de La Maside y que su función es la de preservar agua para el ganado, que el estío veraniego es muy largo y para la producción particular de pescados, como la preciada tenca. Hoy son, además una joya para las aves

Como ya os dije, tuvimos la suerte de que nos aguardase el guardés de la enorme finca y pudimos resolver el enigma de tanta piedra bellamente labrada en sus edificaciones: resulta que la finca pertenece a cierto afamado torero  y que trasladó, piedra a piedra en tren desde Madrid, la arcada y cenefas decorativas de un antiquísimo palacio señorial.
Espectación.
Por estos lares no están acostumbrados d ver tanta gente


No he encontrado absolutamente ninguna información más en internet, ni en el magnífico libro, que sobre las dehesas, realizó José Ramón Nieto González.


Iglesia de El Cubo.
Sillares bien trabajados
Al preparar una ruta, una de las preocupaciones más complicadas que tenemos que resolver, es el lugar donde comer el medio centenar de caminantes que últimamente llenamos el autobús. El domingo teníamos un lugar extraordinario para hacerlo, al resguardo de posibles lluvias o como ocurrió el domingo, al resguardo de los terribles rayos solares. Todos los años colocan unos chiringuitos, con unas enormes carpas, para paliar la sed en la multitudinaria romería de los Remedios. Pero no, tuvimos que repartir una buena ración de fuerza de voluntad, para dejar tanto lujo y comer en medio del Campo Charro, eso sí, con la originalidad de hacerlo junto a un jacuzzi que más de un@ utilizó y que siempre recordaremos; hay que reconocer que aquello sí que fue un lujo totalmente exclusivo.


Para terminar, que no se me olvide contaros, lo que a mí me recordó como un verdadero safari, pero sin la protección ni la velocidad del recio Yeep. Nosotr@s a pelo. Y es que estábamos en lo más profundo de la tierra taurina charra y el ganado se comportaba, cual manada de ñus, cebras o búfalos.


Por poner una pega, únicamente nos faltó la siestecita del bus, que el Huebra está muy cerquita de Salamanca y no dio tiempo para ella.



Como niños.
Se nos ha ocurrido que sería una buena idea, venir todos los años a rendirle pleitesía al fálico mehir Neolítico, que sin duda, estará relacionado con el origen de la tradición del Lunes de Aguas en Buenamadre.



Para ver los recuerdos, las fotografías de:

Ángel Hernández
José Luis García





Los Baños, foto de grupo