martes, 25 de abril de 2017

EL BALCÓN DE BÉJAR (En construcción)


Sierra de Béjar

Domingo 7 de mayo


Peña La Cruz
Aún no hemos digerido el estupendo hornazo del Domingo de Aguas… bueno, ni el del Lunes de Aguas… ni el pedazo que sobró y que dejamos para el almuerzo de hoy… y ya tenemos que ir pensando en la próxima salida.
Consultado nuestro magnífico calendario, comprobamos que tenemos que hacer ciertos cambios, por lo que el próximo día 7 de Mayo (ojito, que coincide con el Día de la Madre), volveremos a tomar unas torrijas en casa Beletri, en Béjar. 
Montemayor del Río desde Peña Negra.
Queremos realizar la ruta que tuvimos que desviar por la ventisca el 29 de enero, partiendo de Llano Alto, en Béjar, para subir a la Peña de La Cruz, Peña Negra y bajar a La Garganta y terminar en otros baños, los de Montemayor: Baños de Montemayor.
Nos ha resultado una ruta un tanto cañera, de tan sólo 17 kilómetros, con algo menos de 700 metros acumulados de subida y 900 acumulados de bajada. Ya sabéis que nuestro ritmo es tranquilo y sin agobios, que ahora los días son muuuy largos.
La ruta trascurre por pistas y sendas de montaña, nunca campo a través. El mayor atractivo serán las extraordinarias vistas hacia la Sierra de Candelario, la cuenca del Tormes, Extremadura y el Sistema Central, con las Sierras de Lagunilla, Quilamas, Francia y Las Hurdes.
Parroquial de Baños de Montemayor
El motivo del cambio en el calendario, es por el Día de la Madre. Teníamos pensado realizar este día la que tenemos pendiente con Enrique, a la Sierra de Ayllón, pero hemos creído conveniente,  que mejor dejarla para la siguiente salida y que podáis venir tod@s.
Indicaros también, que hasta mañana miércoles a las cinco de la tarde, no os podéis apuntar, para que tod@s tengáis las mismas oportunidades para apuntaros.


RUTA

Aunque saldremos del mismo lugar que el 29 de enero y queremos comer en el mismo pueblo, La Garganta, en Cáceres, el resto de la ruta nada tiene que ver. Especialmente, nada que ver, pues aquel día, una espesa niebla nos impedía ver más allá de la persona que llevábamos delante.
Lo dicho, saldremos de Llano Alto, y en lugar de tomar la pista que asciende a La Peña de la Cruz, tomaremos lo que l@s bejaran@s conocen como, el Camino de Los Registros. De la Peña de la Cruz iremos a Peña Negra, el punto más elevado y vértice geodésico de la Sierra de Béjar, no confundir con la de Candelario, con las cumbres más altas de toda la provincia, que conserva las huellas de glaciares desaparecidos. Decía, que para llegar a Peña Negra, también utilizaremos escondidas sendas que nos harán el caminar más entretenido y acortaremos un poco la ruta.
Aquí lo más importante serán las vistas: por el norte, Salamanca y el Campo Charro, así como las Sierras de Tonda y Los Herreros. Al oeste, la Peña de Francia señorea sobre el resto de cumbres de su Sierra. Al sur, la gran llanura extremeña, con la plata del embalse de Gabriel y Galán; más cerca se extiende el valle del Ambroz, donde se asienta Hervás, Aldeanueva del Camino, Gargantilla.... Y al este, la mole de la Sierra de Candelario, blanqueada con los restos de las últimas nieves. En ella destaca El Torreón, que así llaman l@s bejaran@s  al Calvitero que dicen los mapas... 
Nos llamará la atención El Pinajarro, la silueta recortada de Los Hermanitos, La Ceja, que parece esconderse, y la llanura del Calvitero que dicen l@s bejaran@s o la Cuerda del Calvitero, que dicen los topógrafos.  
Descenderemos por típicas sendas de montaña en dirección a Puerto de Béjar, aunque a pocos kilómetros del pueblo, nuestra senda nos conducirá a Extremadura, llegando a la hora de comer a La Garganta. Esperemos que aún lleguemos a algún pincho dominical.
Para la tarde nos quedará tan sólo un paseo por el llamado Camino de Los Arrieros, que une La Garganta con Baños de Montemayor. En un punto nos desviaremos de la ruta oficial, para tomar la calzada romana de la Vía de La Plata y entrar en el pueblo por su enlosado camino.

CRÓNICA


Así como el cielo pinta el mar
de la color que le place
sin consultar con el hombre del tiempo
así son los sentimientos
Parece mentira cómo el cielo nos condiciona nuestra querida actividad dominical. Nada tuvo que ver aquella fría y lluviosa mañana de finales de enero con lo vivido el pasado domingo.
Se debieron de alinear todos los planetas y nos resultó una excursión de las que crean afición, de las que el insaciable gusanillo del senderismo se alimenta y te pide más.
Cielo azul, limpio, vistas infinitas y nosotr@s allí en medio, en uno de los mejores lugares para ver, abrir los ojos.
Aún resplandecían las últimas nieves en la Sierra de Candelario, aupando aún más los altivos Hermanitos. El resto, a nuestros pies, creado para nuestro gozo y satisfacción. Brillaban las aguas de Navanuño. Resaltaba la blanca cuarcita de nuestra Peña de Francia. Se esconde tras ella Batuecas. Asoma el embalse de Gabriel y Galán, el de Santa Teresa por el otro lado. Jugamos a reconocer tantas poblaciones. La brisa nos refrescaba, el sol nos prestó calor...
Pero todo tiene un precio y disfrutar de tanta belleza costó sufrir para descender hasta el fondo del valle del Ambroz, Baños de Montemayor nos aguardaba. Pero antes vimos la primavera en los prados verdes que rodean La Garganta, a la sombra de chopos, castaños y robles, otro placer caminar por esas callejas donde el musgo arropa las piedras de las paredes. Donde la algarabía de mirlos y demás aves nos compusieron una melodía delicadamente desordenada, la hermosura de la anarquía, la Naturaleza misma.  

La ruta hizo las delicias de nuestros fotógrafos, como podréis comprobar.

Las madrugadoras fotografías de Ángel Hernández
El buen hacer de Vicente
Nos dice Alberto de sus fotografías: "Hoy están llenas de bichos, y no solo de 2 patas.
Cada vez me gustan más estos pequeñajos. Con colores y formas que desafían nuestra imaginación, nos rodean, están delante de nuestros ojos y casi nunca los vemos." Si quieres verlos, nos los enseña AQUÍ


3 comentarios:

  1. Una ruta magnifica, muy completa y cerca de Salamanca.

    ResponderEliminar
  2. Nos dice A H:
    Una excursión estupenda. Una gozada para expandir la vista con unos paisajes inabarcables, y una gozada de biodiversidad (ahora tan de moda) que nos rodeó todo el camino.

    Muchas gracias por ponerlo a nuestro alcance.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. P.L. nos hace este alegre y desenvuelto comentario:
    Que balcón tan jacarandoso y bien situado…y senderos con encantos hemos disfrutado. Que sigáis reincidiendo con estos elementos y nosotros acompañando….

    ResponderEliminar